SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS
Politica Mundo Martes 12 de junio de 2018 
Fin cumbre Trump - Kim Jong-un: la desnuclearización “comenzará muy, muy rápido”
Donald Trump y Kim Jong-un estrecharon este martes sus manos en Singapur durante la histórica cumbre que reunió por primera vez a los líderes de Estados Unidos y Corea del Norte

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Organizaciones sanitarias acuerdan nuevo plan de acción mundial
FAO: la migración debe ser una opción no una necesidad
Bolsonaro ya se ve presidente de Brasil
Acuerdo de Argentina y Brasil por sustancias químicas
El periodista saudí habría sido desmembrado con vida
Tras casi cinco horas de encuentro, ambos líderes firmaron un documento "exhaustivo" del que ahora empiezan a conocerse detalles.

Estos son los cuatro puntos del acuerdo alcanzado entre Trump y Kim Jong-un.

Estados Unidos y la República Popular Democrática de Corea (RPDC) se comprometen a establecer nuevas relaciones entre ambos países en correspondencia con el deseo de sus pueblos de alcanzar la paz y la prosperidad.

Estados Unidos y Corea del Norte aunarán esfuerzos para construir un régimen pacífico y estable en la península de Corea.

Reafirmando la Declaración Panmunjom del 27 de abril de 2018, Corea del Norte se compromete a trabajar en una desnuclearización completa de la península de Corea.

Estados Unidos y Corea del Norte se comprometen recuperar a los prisioneros de guerra y desaparecidos en combate, incluyendo la repatriación inmediata de aquellos que ya han sido identificados.

El documento establece también el compromiso de ambos países de seguir con las negociaciones que liderarán el Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, y un alto cargo de Corea del Norte cuyo nombre no se ha especificado.

Estas conversaciones tendrán lugar "lo antes posible" y buscarán implementar los acuerdos alcanzados en Singapur.

Derechos humanos, sanciones y juegos de guerra Poco después de finalizado el encuentro, Trump brindó una rueda de prensa en la que ofreció más detalles de su encuentro con Kim Jon-un antes de aceptar preguntas de los periodistas.

Trump calificó el encuentro como "honesto, directo y productivo" y enfatizó el compromiso de Kim de deshacerse de su arsenal nuclear.

Aunque no dio fechas, el presidente estadounidense aseguró que este proceso comenzará lo más pronto posible y será verificado por observadores estadounidenses e internacionales.

Cuando le preguntaron cuán grande era el arsenal nuclear de Corea del Norte, Trump lo describió como "sustancial".

Y añadió que después de firmar el acuerdo, Kim acordó verbalmente destruir apenas llegar el "mayor sitio de pruebas de misiles" del país.

Por otra parte, Trump afirmó que su país detendrá los llamados "juegos de guerra" en la península de Corea.

La suspensión de estas maniobras militares que él mismo calificó de provocadoras, suponen un "tremendo ahorro" para EE.UU., dijo Trump. No obstante, señaló que por el momento no tiene previsto reducir su despliegue militar en Corea del Sur.

En cuando al pobre récord de derechos humanos que ostenta Corea del Norte, Trump comentó que el tema fue tocado hacia el final de la cumbre y que también será discutido en el futuro.

Varios periodistas presentes en la conferencia le preguntaron si levantará las sanciones contra Corea del Norte.

Trump dejó en claro que hasta que no se produzcan avances en la desnuclearización, seguirán vigentes.

"Un lazo muy especial"
Antes de que se diera a conocer el contenido del documento firmado, el presidente estadounidense aseguró que el proceso de desnuclearización comenzaría "muy, muy rápido".

"Las relaciones van a ser muy diferentes de lo que fueron en el pasado", dijo el mandatario, quien alegó que había desarrollado "un lazo muy especial" con Kim.

El líder norcoreano, por su parte, afirmó que "el mundo vería un cambio mayor" y que tanto él como Trump habían decidido "dejar el pasado atrás".

Trump aseguró también que invitaría "definitivamente" a Kim a visitarlo en la Casa Blanca.

La reunión
Los mandatarios iniciaron el encuentro con un apretón de manos delante de los periodistas y frente a las banderas de sus países, para a continuación partir hacia la sala en que se reunieron cara a cara.

Sentados y separados por una pequeña mesa, antes de iniciar esa reunión a solas, ambos posaron para la prensa y se volvieron a dar la mano. Y respondieron a algunas preguntas de periodistas.

"No fue fácil llegar aquí... Hubo obstáculos, pero los vencimos para estar aquí", expresó Kim, quien nunca antes había respondido a periodistas occidentales.

Por su parte, Trump predijo que tendría una "relación excelente" con Kim, lo que repitió después tras el breve encuentro cara a cara con el líder norcoreano.

Ambos salieron del encuentro que mantuvieron exclusivamente con sus traductores y pasaron a otra sala, ya junto a altos funcionarios de ambos países.

Qué buscan Kim y Trump
Corea del Norte llegó a esta cumbre después de un año de numerosos éxitos en sus pruebas armamentísticas y nucleares, y tras haber anunciado que ya había completado su programa de desarrollo de armas atómicas.

La meta final de Trump es que Kim se deshaga de las armas nucleares, de manera "completa, verificable e irreversible". Sin embargo, conseguir este objetivo es algo difícil, según coinciden los analistas consultados por BBC Mundo.

Se trata de un proceso que podría alargarse hasta diez años. Además, hay dudas de lo que Kim realmente está dispuesto a ceder.

Otra tema candente de la cumbre era el fin formal de la Guerra de Corea, el conflicto iniciado en 1950 y que terminó en 1953 con un armisticio y no un tratado de paz.

Trump había afirmado, antes de la reunión, que ese acuerdo de paz sería probablemente "la parte fácil".

No obstante, consciente de la complejidad de la cumbre, el propio gobierno estadounidense moderó su discurso antes del inicio.

Los gestos corporales del histórico saludo entre Trump y Kim
En un pasado reciente se cruzaron insultos y amenazas, pero este martes cambió todo. Así fue el lenguaje corporal del saludo:

Trump fue el primero en extender la mano. El primer saludo duró 12 largos segundos y el mandatario de Estados Unidos luego posó su mano en el brazo de Kim.

Trump colocó su mano en la espalda de Kim para guiarlo al sitio de la cumbre.

Hablaron y sonrieron nuevamente en los pasillos y se dieron otra vez la mano.

Trump tocó a Kim varias veces en la espalda mientras caminaban al sitio del encuentro cara a cara.

Trump también mostró un pulgar arriba como señal de que habían vencido los obstáculos para llegar a la cumbre.

"Estas conversaciones fijarán un marco para el difícil trabajo que vendrá después", señaló el secretario de Estado, Mike Pompeo, a su llegada a Singapur.

Por su parte, Kim Jong-un busca reconocimiento, seguridad y prosperidad, según resume la corresponsal de la BBC Laura Bicker.

Kim busca respeto en el panorama internacional, así como garantías de Estados Unidos para su país y, sobre todo, la estabilidad del régimen.

El joven líder norcoreano además ha puesto el foco en la economía y se espera que busque algún tipo de ayuda en ese sentido para reflotar su maltrecho país.

Los expertos consideran ya un logro el hecho de que estos dos líderes, que hasta hace poco intercambiaban insultos y amenazas, se hayan sentado en la misma mesa de negociaciones.

Inicio del deshielo
El deshielo norcoreano comenzó a principios de año, cuando en su discurso para inaugurar 2018, Kim tendió la mano a Corea del Sur.

Seúl respondió positivamente, Corea del Norte envió a una delegación a los Juegos Olímpicos de Invierno que celebró el Sur y Kim acabó reuniéndose en persona con el presidente surcoreano, Moon Jae-in, posteriormente, dejando una imagen histórica de acercamiento entre las dos Coreas.

Una delegación surcoreana entonces entregó un mensaje en Washington a Trump, con la invitación de Kim a una reunión entre líderes.

El nuevo e impredecible ocupante de la Casa Blanca accedió, rompiendo décadas de política exterior de Estados Unidos.

En el camino hasta la cumbre, no obstante, Trump se retractó y llegó a cancelar el encuentro; si bien volvió a cambiar de opinión luego de recibir a un alto funcionario de Corea del Norte en la Casa Blanca quien le entregó una carta.

Desde que comenzara este nuevo periodo de relativa paz, Pyongyang detuvo sus pruebas misiles y nucleares, y desmanteló el sitio donde realizó las pruebas de este tipo ante varios periodistas internacionales.

BBC MUNDO