SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS

Cultura & Espectaculo Lunes 18 de junio de 2018 
EL LIBRO DE PILAR ROMANO Y EL RECUERDO DE MARTA QUILES

Manifiesto del neo-regionalismo literario
(Por Alejandro Bovino). En una nota anterior, en la que comentaba un cuento del libro “El desamparo bajo la cama” de Pilar Romano, recordé cierto manifiesto literario que habíamos firmado en 1985 con la inolvidable Marta Quiles, después de analizar minuciosamente los escritos narrativos de los autores correntinos.


Otros títulos
El Mississippi se une al Paraná para celebrar “Blues en el Río”
Juntos el cubano Clodoaldo Parada y Maximiliano Maglianese
“La Barca sin Pescador” en el Teatro Vera
El documental “Dos Mochilas”en la Cámara de Diputados
“Senso” de Visconti en la Mariño
Hace 30 días que a Juan Carlos Jensen no lo veo
Nunca será tarde para volver a evocar esas siestas calurosas, casi incendiadas, en las que Marta y yo leíamos los cuentos de los y las autoras del pasado, entre mates, jugos de naranja y alguna música de los 70 que sonaba de fondo. la Colonia 3 de Abril donde pasé parte de mi infancia y su San Luis del Palmar estaba siempre presente como paisajes de referencia, ambos habíamos crecido en esos lindes imprecisos en los que la ciudad pierde edificios y gana arboledas. Silvia Fantozzi, que creció en el barrio Pujol de entonces, tiene imágenes similares.

Tal vez sea bueno volver a recordar aquel escrito que, por suerte, tenía guardado en mi archivo de papeles.

Este es el texto.

< < < Que la literatura puede ser un excelente reflejo de las causas más hondas de división de clanes, del mantenimiento de un feudalismo feroz, del caudillismo como enfermedad política, del atraso y marginación de la gente de campo, de los males que esto ocasiona en una sociedad que tiene vasallos antes que ciudadanos.

Es necesario proponer un cambio de estética como movimiento, empezando por generar obras que reflejen de un modo vivo estas contrariedades para que la vieja imagen de la “Corrientes feliz con sus fiestas y sus fetiches” tengan la contrapartida de una literatura más cuestionadora de esas supuestas bases narrativas que la costumbre fue instalando.

Se hace urgente romper con esos viejos y ajados moldes del pasado, que han sido fundadores y tuvieron una primitiva función en su época pero a la vista de la realidad actual han quedado caducos y demorados.

Firman los presentes