SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS

Cultura & Espectaculo Sábado 12 de octubre de 2018 
FIESTA DEL CHAMAME
Jensen: Somos custodios de la esencia del chamamé
(Por Facundo Sagardoy para momarandu.com)"La música es un vehículo muy importante para la poesía y se conjugan bien, ya sean canciones, en el caso mío, que soy un decidor, digamos, es siempre importante, siempre interesante, estar ahí y que la gente vocalice tus poemas, que alguien le ponga música y que alguien le ponga alas", dice el poeta, glosista y compositor chamamecero, Juan Carlos Jensen, entrevistado por momarandu.com en la última gala de la 28° Fiesta Nacional del Chamamé 14° del Mercosur. "Somos custodios de la esencia", dice el mburucuyano

Notas relacionadas
Un vino, una guitarreada y un adiós para Juan Carlos Jensen
De Valdés a Jensen: “Te vamos a sentir y extrañar querido am­igo”.
Otros títulos
José Ramón Farías: recuerdos que perduran en algún retazo del pago y de la infancia
Presentaron libro con cartas de Belgrano al gobernador correntino Galván
Inauguran “Inmarcesible”, exposición de Claudia Gatti
Orquesta Sinfónica de la Provincia realiza audiciones para violinistas
Nuevos Sonidos del Guarán: Tajy presenta “Canciones como Semillas”
Se prepara la X edición de la Feria Provincial del Libro

Juan Carlos Jensen nació el 17 de junio de 1946 en Mburucuyá. Comenzó a escribir en su adolescencia. Colaboró con Eustaquio Miño (hijo), con "Siempre vuelve" y "Canto a mi bandoneón" y en 1997 integra su conjunto en "Feliz cumpleaños" y graba "Caa Guazú" del poeta Carlos Castellán. Participó en "Alma correntina" -1999-, en "Como Siempre", "Aguará Guazú" y en "Chamigo Chamamé" -2003-, y en "Tradicional" -2009-. Participó en "Cuando llegue el amor" del conjunto "Canto de mi raza" -2000- y "Seguir amando" -2007-.

Grabó con "La Yunta Correntina", "De Pasito a Manantiales" -2001-, y en "Entre cuerdas y fuelles" -2006-, dos años luego de grabar junto a los Miqueri y Miño en "Nostalgias Mburucuyanas"-2004-. Escribió el libro "De amigos y vinos" y en 2011 el disco "Juan Carlos Jensen, su poesía y su voz", año en el que se integró a la Cátedra Libre del Chamamé como asesor, en la Universidad Nacional del Nordeste -UNNE-.

MOMARANDU.COM: Sobre su despedida en el escenario, un anuncio de cara al futuro para esta canción folclórica lo encuentra ante un salto gigante para el género en su conjunto: la proximidad en esta música a una definición de Patrimonio Humano. ¿Cómo inspira esto a la poética chamamecera?

-Juan Carlos Jensen. Este es un festival, sin duda, muy importante. Sin duda, el más importante. Y que el Chamamé pueda, en algún momento, ser declarado patrimonio intangible de la Humanidad es ponerle valor a un género que ya en sí tiene valor y que se lo merece ampliamente, que tiene todas las cualidades y las calidades para que se inserte en esos esquemas. Me parece muy bien. Esta es una fiesta que no tiene techo. Que sigue creciendo año a año. Que muestra cada vez mejores puestas en escena. Mejor sonido. Que nos permite a todos, una vez por año, venir a explayarnos. En mi caso, a mostrar nuestras creaciones. Nunca vine con las manos vacías. Sobre un pedido del Instituto de Cultura yo considera que todos deberíamos tomar con responsabilidad y obligarnos a crear algo y, también, a rescatar algo. Porque el rescate tiene en su terreno todos esos temas del Chamamé que nos han conmovido a lo largo de los años y que, de pronto, han perdido visibilidad. Todo esto está muy bien e irá in crecendo. Y está muy bueno.

M: Usted tiene una mirada especial sobre la composición de Chamamé. ¿Cuál es su esencia?. Juan Carlos Jensen: Como chamamecero, porque tengo mi fuerte costado chamamecero pero también escribo poesía de tipo universal, lo que me interesa, es que a través de la música, la que acompañó mis versos... la música le puso alas, porque si no, los poetas, seríamos invisibles. La música es un vehículo muy importante para la poesía y se conjugan bien, ya sean canciones, en el caso mío, que soy un decidor, digamos, es siempre importante, siempre interesante, estar ahí y que la gente vocalice tus poemas, que alguien le ponga música y que alguien le ponga alas.

M: Durante esta Fiesta oímos de sus protagonistas definiciones distintas, todas ellas muy acertadas, acerca de qué es y cómo se expresa el Chamamé. ¿Cuál es la suya?

Juan Carlos Jensen: Mirá chamigo, así como se ha dicho ya, es un sentimiento que se baila, que se canta, que se toca. Y que quede claro que el Chamamé es de Corrientes y es de los correntinos. Nació acá. Se ha expandido y bienvenido sea. Bienvenidos los hermanos chaqueños, formoseños, santafecinos, entrerrianos, bienvenidos sean. Pero hay que tener claro que esto es de acá. Esto es de acá. Hay que tener sentido de pertenencia. Y seamos claro con esto. Y con esto no estoy, ni de refilón, ofender a nadie, porque yo sé que los misioneros están enamorados de nuestro Chamamé. Pero que quede claro, es correntino.

M: Eustaquio Miño (hijo) señaló en esta Fiesta a este diario que, por respeto a todos, él recuerda con sus palabras a la generación del 12, y a su padre, en especial. Un siglo después ¿Cómo vive el Chamamé?

Juan Carlos Jensen: Yo soy un hombre que escuchó mucho y que sigo atentamente el desarrollo de las cosas. Hoy por hoy hay una muchachada, una juventud increíble, gigantesca, que estudia, que estudia música, que sabe música. Antes, los nuestros, eran todos intuitivos, era muy extraño encontrar a alguien que leyera una partitura. Hoy nos encontramos con una camada de gurises que rompen récords en velocidad, en digitación, en lo que quieras, y en buena hora. Pero pongámonos a crear. La palabra es crear. Y en la palabra, hoy, el déficit es crear. No podemos cantar veinte veces "Puerto Tirol", veinte veces "Estancia San Blas". ¿Qué querés? ¿Buscar el aplauso fácil? ¿Buscar en un parate un sapucay? No. Yo tengo claro que hay cosas que se están haciendo mal. Que se confunden, que nos confundimos con otro género. Las palmas no son de acá. ¿Te lo imaginas a Tarragó Ros pidiendo palmas? ¿Te lo imaginas diciendo "a ver un sapucay"? ¿Y alguien pidiendo silencio? El aplauso, el sapucay, son de generación espontánea. Hay que dejar que la gente grite cuando quiera, que aplauda cuando quiera, y si no le gusta que no aplauda. Esa es una forma de pensar mía, que muchos comparten.

M: Sheridan valoraba al pasar por esta Fiesta Nacional su Chamamé y calificaba el festival de Mburucuyá como un "ejemplo". Juan Carlos Jensen: A mi no me molesta. ¿La percusión? A mi no me molesta. No me molesta el saxo, no me molesta nada. Ojo, los disfruto, me gusta. Pero allá no.

M: Una pregunta que se puede hacer cualquiera al leer su obra Jensen o la obra de Miqueri padre e hijo es muy sencilla ¿La responde?: ¿Qué hay en Mburucuyá?

Juan Carlos Jensen: La raíz, hermano. La raíz pura. El refugio de la esencia. Somos custodios de la esencia. Y no hablo más, mi hermano.

DE PÁJAROS Y CIMBAS, POEMA DE JUAN CARLOS JENSEN

Yo conocí un cazador
que en una cimbra de nácar
cazó un pájaro cantor
y le hizo crecer la alas

Y le hizo crecer las alas
y conocer cielos altos
y le mostró con los dedos
cielos azules y claros

Era una cimbra de nácar
que se abría y se cerraba
la calandria estaba dentro
pero el pájaro volaba.
Era una cimbra de nácar
y de un marrón manoseado
con ocho liras de plata
por las esquinas, en los costados.

Y dicen que los zorzales, los tordos y los jilgueros
soñaban en sus cantares
con el viejo carcelero.
El cazador de ojos tristes
y la mirada inocente,
al que le sobraba alpiste
el Patriarca de los duendes.

Cerró sus ojos un día,
en un verano caliente
se durmió como quería,
en verano y en Corrientes. Yo conoci al cazador de la calandria y el trino... al de la cimbra marrón al de Alvear, el correntino...