SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS
Opinion Corrientes Domingo 02 de abril de 2017 
“La Crisis Interminable…” y el periodismo argentino
(Por Arturo Zamudio Barrios). Onetti, en alguna de sus definiciones da los rasgos “sanmarianos”, habitantes, como se sabe, de su legendaria Santa María: “Por ahora, dice, desconfían de los ricos; cuando tengan riqueza con sus vacas, sus leches, sus mantecas, vinos y quesos, empezarán a desconfiar de los pobres…”

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Que veinte años no es nada
Ate y sus cachorros
Aquella lejana guerra decidida por infames desquiciados mentales
Se va Ricardo
La Argentina post factual
¿Era tan imaginaria la ciudad creada por el narrador uruguayo? Un poco antes que él, en 1913, un filósofo había escrito “El Hombre Mediocre”, cuya capacidad de adaptación a cualquier cosa había forjado, según el pensador, el modo de ser del poblador de estas tierras.

Días atrás, en un canal cuya probidad proclaman los periodistas, por su falta de información en lo relativo a “la crisis venezolana…interminable”, según uno de ellos, merecería ser calificado con la medida de cualquiera de ambos escritores. Veámoslo de más cerca: hace un par de años, la Asamblea Nacional infligió, aseguró Maduro, una derrota a la Revolución y comenzó un conflicto enfilado, por ella, a deponer al Presidente mediante el “referendo revocatorio”.

El Poder electoral revisó las listas de ciudadanos anotados en su pedido, y las rechazó debido a las irregularidades cometidas en su elaboración (para el Revocatorio hay que llenar una cantidad de listas de ciudadanos). La Asamblea impugnó la labor del Poder Electoral, agredió a la funcionaria que la dirige e hizo alguna otra lindeza por el estilo; a todo esto, ya el Poder Electoral había anulado la elección en dos Estados, por fraudulentas, y ordenado elegir de nuevo en ellos.

Por fin, ante la negativa a aceptar esta exigencia del Poder rector de las elecciones, la Suprema Corte declara en desacato a la Asamblea, y asigna al Poder Popular el estudio del Presupuesto estatal del año corriente, quitándolo de manos de un recinto, cuya rebeldía anuló en sus actos como Poder. Mientras tanto, el núcleo de legisladores no pertenecientes a la derecha en desacato, se había incorporado ya al Congreso de la Patria, órgano creado por el Poder popular para suplantar a una Asamblea puesta fuera de la Ley.

Allí surge la actual crisis, “interminable…”, según el periodista argentino: los legisladores “desacatados”, van a la OEA y amigos de Luis Almagro, el Secretario del organismo y dueño de una gran fantasía, apoyan la propuesta, asentada en mentiras de todo tipo, de aplicar la Carta de la OEA, según ella, “democrática”, aunque los golpes de Estado, los crímenes del Terrorismo de Estado o las intervenciones directas de Estados Unidos (Guatemala, Panamá, Granada, y otros sitios) en los asuntos de otros Estados, jamás la conmovieron. La iniciativa es derrotada por la representación venezolana y la mayoría de países de Latinoamérica y El Caribe.

Entonces, la Asamblea desacatada decide cambiar la Constitución Bolivariana por la Carta de la OEA, desatar el “caos” en el territorio venezolano –lo que no logra, salvo sacar a la calle algunas famélicas pancartas con un “No” inexplicable- y contar con la estolidez de la prensa continental.

Mientras tanto, la Revolución propone al resto de Latinoamérica, un debate aceptado por numerosos grupos de intelectuales y Organizaciones Sociales: ¿tiene pertinencia mantener una asociación como la OEA, cuyo papel desde la muerte de Eliécer Gaitán, en 1948, desató la guerra colombiana e intervino cuanto quiso o pudo en la tragedia de los países latinoamericanos, concebidos–acotará Cristina Kitschner- como el patio trasero de los Estados Unidos? Y conste: la víbora pondrá sus huevos en la fecha indicada, pero la preñez viene de antes. Por eso, Francisco Bilbao en 1857, desde la presidencia de un congreso continental en Perú, había advertido ya que “los Estados Unidos han dejado de ser americanos, para volverse simplemente yanquis (“El Comercio”, Corrientes, 1857)”.

Por fin, si regresamos a nuestro periodista del canal de mayor “escucha”, veremos que “esta crisis es también vista como Auto Golpe y condenada por la opinión pública internacional”. ¿A quiénes se referirá en aquella “opinión pública? El apoyo de Rusia y China a Maduro no vaciló en instante alguno ni la de los países No Alineados, cuya suma de población importa la tercera parte de la del planeta; toda Latinoamérica, con excepción de un grupo no precisamente creíble (Argentina, Brasil, Colombia, México, Honduras,) ha reiterado su respaldo a la Revolución bolivariana. ¿No convendrá, por consiguiente, que el consultorio médico del Canal mencionado –del cual alardean sus periodistas- los ayude también a revisar sus ojos?