SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS
Opinion Corrientes Jueves 04 de octubre de 2017 
Por un mundo sin mare mortum
(Por Arturo Zamudio Barrios) En Chile no ha vuelto a escucharse solamente, la palabra de Allende “bajo las alamedas”, sino que mueve a un sinfín de organizaciones sociales solidarias y formaciones políticas, cuyo ímpetu muestra el impacto del Poder Popular y Originario establecido en Venezuela por la Revolución bolivariana

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Que veinte años no es nada
Ate y sus cachorros
Aquella lejana guerra decidida por infames desquiciados mentales
Se va Ricardo
La Argentina post factual
Al mismo tiempo, en España, donde el reclamo republicano adverso a la supervivencia de la Corona y a la Constitución de 1978, se multiplica en cada una de los espacios de la “invertebrada”, como lo calificó Ortega, realidad española, una palabra proscrita hace unos años: Socialismo, ha repuntado con mucha fuerza por todos lados.

En resumen, “¿qué es ese Poder Popular Originario, que ha echado a andar por el mundo…?” Su expresión máxima, además, la Asamblea Nacional Constituyente venezolana, abrió un ciclo nuevo en la discusión sobre un orden social de tipo diferente cuya derrota parecía absoluta hace poco más de veinte años. Basta con ella, afirman las organizaciones sociales de Guatemala, para iniciar una Segunda Revolución aquí, en Guatemala, y esta vez mucho más profunda; por otra parte, los conversatorios sobre el asunto, se multiplican cada vez más, como el que en estos días se reúne en el Sur Hispánico, y no es casual que tras la destrucción mexicana, sus instituciones, impuestas por la Revolución fallida de 1910, alcancen el clímax del total descrédito. Tras el gigantesco terremoto, eliminarlas a cualquier costo, se ha convertido en preocupación única entre las organizaciones políticas y sociales, incluyendo formas populares de milicia nacidas en estos años.

Por eso, asustado ante una difusión tan acelerada de tal tema, cuyos ecos retumban en la pesadilla yanqui, el inquilino de la Casa Blanca se hizo aprobar 700 mil millones de dólares, el mayor de los presupuestos militares que conozca la historia del capitalismo. James Petras, ante esta decisión del Partido Militarista y de James Banfis, alias “Perro Loco”, Presidente en las sombras y, por así decirlo, “Director de la Guerra” (“La Haine”, 8/08/17), se pregunta hacia dónde marcha el enloquecido Imperio: la agresión a Rusia y a Irán sería su tumba, y el acoso a China, si ésta larga sus bonos de deuda –“fondos buitres” en la práctica- al mercado mundial, en pocos días habría de vaciar la bolsa de Wall Street. ¿A dónde ir, pues, con semejante cuadro delante, salvo a soportar estoicamente en el Congreso de la Onu las lindezas caídas sobre Trump desde distintos ángulos(los países latinoamericanos, Rusia, Corea del Norte, Siria, los No Alineados, cuya declaración ha puesto de relieve su apoyo en todos los campos a cualquier país agredido, y otros …) Y los NOAL, como se les conoce, redondean una cifra de población superior a la mitad de la población del planeta.

Por cierto, al temor –corregido por él más adelante- que una vez soltó Terán Mantovani, en el sentido de que, la agudización de los conflictos con la derecha venezolana, amenazaba la existencia misma del Contrato Social, quedó claramente respondido con la convocatoria al Poder Nacional Constituyente. Pues, en principio la investigación de la Comisión de la Verdad –poder judicial popular en realidad- mostró las complicidades de la Guarimba en el campo de la “Justicia”, a contar de la Fiscal General que hizo las maletas y huyó. En segundo término, el Contrato tornó a verse sobre líneas diversas de las caídas sobre nuestros antecesores, o sea ese “modelo civilizado” impuesto por el neo-colonialismo inglés o norteamericano. El propio Artigas lo había advertido en época remota, al observar con su habitual crudeza: las luchas nos han obligado a todos los sacrificios, pero el Contrato sigue sin verse… Habría que aguardar doscientos años para verificarlo mediante comunas, asambleas de calle y Congresos patrióticos cuyas atribuciones responden directamente de las del pueblo.

Por eso es dable advertir en todas partes, junto al impacto de este Poder popular bolivariano, la agitación diversificada: en Chile, volvamos a él, las manifestaciones exigen un referendo sobre si la Constitución a medias pinochetista mantiene validez; los ciudadanos de toda España, fuera y dentro de Cataluña, respaldan el derecho de ésta a votar su independencia, con lo cual tanto la Carta Magna de 1978 como la Corona probarían su irremediable vencimiento. ¿Vivimos una época como la que siguió a 1917, cuando el capitalismo parecía desinflarse, mientras EE UU esperaba, precisamente, la “ruina de Occidente” para imponer sus leyes al resto del mundo?

¡Quizás…! Con la variante de que la potencia que aprovechó aquella crisis, peludea en el combate con los efectos del cambio climático. Pues… el empleo por parte de Trump de las tropas, está tan obligado a cubrir tareas internas que desconocen –ayudar a la población civil en incendios, secanos, inundaciones y tormentas- que las imposibilita actuar en lo único que saben hacer: tirar bombas o misiles, disparar sus ametralladoras o transportarlas de aquí a allá. No es casual que el simiesco Presidente haya anunciado la apertura de canales de comunicación con Corea del Norte, a la que había prometido destruir días atrás.

Mientras tanto, las mujeres –siempre más sabias que los hombres- acompañan el llamado a la Ciudadanía Universal de Evo, con la exigencia de una inédita ordenación social en la que hombres y mujeres, lesbianas y homosexuales, transexuales y otros, hallen su lugar sin conflictos. Julia Paredes, dirigente feminista reunida con mujeres y hombres en la playa de Valencia, como apuntando con el dedo al antiguo mar convertido en mare mortum por el capitalismo, se lo describe a Dopazo Gallego, y por fin brinda con ella y con quienes la escuchan: “Brindemos, le dice, por un mundo nuevo, el que vemos posible pese a todo. Por un mundo humano al que podemos llamar, desde ya, comunidad de comunidades…”