SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS
Opinion Corrientes Lunes 06 de noviembre de 2017 
El artículo 155: ¿ingenuidad o infamia?
(Por Arturo Zamudio Barrios) Mientras un ministro belga de Migraciones ofrece asilo a Puigdemont, “ante la agresión del gobierno español”, su propio Primer Ministro le ruega que no “eche leña al fuego “de la cuestión catalana, cuya decisión independentista ha hecho, sin duda, trastrabillar los ya quebrantados pilares de la Unión Europea

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Publicidad oficial: ¿Quién tira la primera piedra?
En las trincheras y sin las cabezas parlantes
¿Dónde están Carla y las hijitas?
Sociedad Binaria
El salario de los miedos
*A Rafael Organista, que anduvo en el “maquis”

¿Qué hará Bélgica..? ¿Cumplir con sus normas respecto al asilo de personas perseguidas por el despotismo español, cuyo monarca ha sido declarado “ciudadano no grato por la localidad de Gerona”? ¿O se lavará las manos a lo Poncio Pilatos, obligando al Jefe de la Generalitat, destituido por Guardias Civiles y traidores a lo PSOE, CIUDADANOS, PODEMOS y hasta de un antiguo Jefe del PCE, a acudir más lejos, China o Rusia, ante los mastines lanzados sobre sus huellas por el fascismo de Rajoy?

Legalmente, respalda hoy al Gobierno catalán en Bélgica un defensor ayer, de ETA, y la creciente solidaridad de los pueblos de España mientras se prepara –a lo Triple A argentina- el parapolicial “democrático” en las oficinas del Ministerio del Interior. Ya ha actuado en Valencia y alcaldías de Cataluña, cuyos titulares han esgrimido sin miedo sus varas de autogobierno, pero a Rajoy y “Felipillo”, el incondicional aliado, no le son extrañas las “guarimbas”, como las que ayudaron, con EE. UU., a financiar en Venezuela. Naturalmente, el jerarca de un “imperio” (disminuido, claro, en el Siglo XIX, todavía le quedan garras para lo que quedó de aquél) y amante, a su vez, de la peste paramilitar, tras apoyarla en América Latina, no demoró en su siembra por Cataluña, Valencia y Mallorca. Pero ahora el falangista de Madrid, mientras los guardias civiles rompen los dedos de las muchachas, invoca la “esencia democrática” de 1978, cuya violación el mismo iba a efectuar. ¿El truco..? Tener un artículo intervencionista “sin reglamentar”, el 155, en la bolsa constitucional más menos agujereada ya por Juan Carlos y su trato amistoso con Videla y los déspotas amigos de Medio Oriente.

Ahora bien, que no se piense que ante la 155 local, las provincias argentinas hemos sido, como quiere el peruano Kusinky, “perros mansos”: Corrientes ha tenido 44 intervenciones cuyo saqueo ha ido de archivos y libros hasta jurisdicciones enteras, gracias a los ataques de la tropa de línea y hasta, durante la Guerra de la Triple Alianza, el bombardeo de la escuadra imperial brasileña. Resistió así más de seis décadas, una agresión que contó siempre con el respaldo de armas y personeros ingleses, cuyas hazañas suelen celebrarse, “heroicamente”, como Conquista del Desierto. Y la última, ya lo sabemos, dejó dos muertos por obra de esbirros no muy diferentes de los que hace dos meses asesinaron al joven Maldonado.

¿No es, en resumen, lo que se propone el Falangismo desatado del gobierno español, ejecutor ya en 1940 del Presidente Catalán Lluis Companys, mientras mantiene en las cárceles a “independentistas de la Nación Andaluza, Galicia y Euskal Herría”? Pero esta vez doblemente preocupado: primero, porque la destartalada Europa ha dejado de decidir en los problemas del mundo, y EE. UU., su gran paladín, sólo obra en favor de una crisis capitalista cada vez mayor, y segundo, porque lo que la izquierda aberzale vasca no ha logrado aún, se ha producido: la aceptación por la burguesía del independentismo (cerca del 40 por ciento), dado que otros países (Rusia, China o Irán) están en condiciones de favorecer un intercambio que supla la enteca participación que la República Catalana percibe de su subordinación a la administración madrileña. Pues, como se sabe, el “austericidio” está haciendo estragos sobre un pueblo cuyo esfuerzo le ha granjeado el aportar el 19 por ciento del producto total español. Esta alianza, en fin, posibilita una senda hacia nuevas realizaciones y derroteros sociales.

Así que Cataluña, expresa la Carta Abierta de “La Primera Línea” gallega, ha iniciado la revolución “nacional democrática” con asociación de núcleos del CUC, más radicales, los del independentismo clásico, al que a veces se llama “federal”, y sectores medios profundamente disgustados por la desastrosa política española, sujeta a la Otan y a su locura bélica, cuyas ganancias giran alrededor de los 116 millones de euros anuales. Ninguna salida queda a nadie –asegura “la Nación Andaluza” – que no parta de la solidaridad con el pueblo catalán “ni sonría lleno de esperanzas ante la proclamación de la República... El revolucionario europeo, hoy, añade, no puede ignorar este punto de partida”.

Significa tener presente, además, prosigue el documento de “Primera Linea”, la vigencia del principio leninista de que es imposible que un trabajador sea libre, si los de otros países, oprimidos por sus burguesías respectivas, no lo son… Lo que es igual a convertir el crimen “del Descubrimiento de América…” en la perspectiva de una nueva vida, en su mismo lugar de nacimiento. Algunos, en América, lo presintieron (Bolívar, Francisco Bilbao) en el siglo XIX, repitiéndolo, en su sencillez, recientemente, una niña al irrumpir en la reunión de la ONU: “Mi papá –expresó- me ha dicho siempre que hay que hacer lo que se piensa. ¿Por qué Uds. no hacen lo mismo, y los pueblos sufren o los niños mueren de hambre en todas partes”, en tanto la “normalidad”, según el Gobierno español, reside en meter preso a todo aquél que se proclame libre. Pero esta vez, pese a sus reaparición en distintos sitios del mundo, podemos asegurar que el fascismo no pasará