SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS
Opinion Corrientes Martes 20 de febrero de 2018 
COMUNICADO
Cátedra Libre de DDHH apoya a Zaffaroni
(*).La democracia argentina se profundiza y perfecciona con todas las voces y la participación colectiva, nunca con la censura.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Thelma y los miedos
El Carachento
Vigencia del Informe Macbride
¿El populismo? La enfermedad senil de las democracias
La ronda del G-20 en argentina
El nuevo intento de acallar la opinión del prestigioso jurista y ex miembro de la Corte suprema, Eugenio Zaffaroni, tiene por objeto, al igual que la política de mano dura y represiva instaurada frente al descontento social, emitir la señal de autoridad y solidez que las propias políticas gubernamentales desmienten día a día.

Como una fuga hacia adelante de la crisis social, económica, institucional y cultural, en que está sumiendo al país, el gobierno de Cambiemos ataca, descalifica y estigmatiza a las voces que denuncian los despidos y el empobrecimiento generalizado, a las expresiones a favor de la soberanía nacional, a los reclamos de transparencia y respeto institucional.

No es de extrañar que ahora sea el turno del ex juez Zaffaroni, su voz, de trascendencia internacional, tanto como su ejemplar actitud frente al autoritarismo y las arbitrariedades de funcionarios y Ceos, pone en cuestión la legitimidad del programa de las corporaciones para endeudar al país y condicionar sus decisiones.

Ese es el motivo del odio, esa es la razón de sus críticas, por eso los ataques coordinados de las voces oficialistas en una prensa cómplice, del mismo modo en que tergiversan las demandas de la Marcha del 21 de febrero, tanto como demonizan a los sindicalistas que reclaman paritarias sin techo, y como ocultan las angustias de las organizaciones sociales.

La voz del pueblo atraviesa las paredes, lo ha hecho históricamente, rescata del olvido y la confusión aquellas verdades que lo acompañan en su marcha por una sociedad mejor, porque como dijo León Gieco "la ilusión de los que perdieron, todas las promesas que se van, todo está guardado en la memoria".

* Texto enviado para su publicación por la Cátedra Libre de DDHH del Chaco "Carlos alberto Zamudio"