SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS
Opinion Corrientes Miércoles 17 de julio de 2018 
Liberales Sudacas
( Por Alejandro Bovino Maciel)). Le habrá pasado a usted, me pasó a mí y ningún latinoamericano está libre de tal accidente. Habrá escuchado pregonar a los liberales vernáculos aquello de que “hay que achicar el Estado”, hay que eliminar ministerios, secretarías, subsecretarías, institutos y organismos que dependen del gobierno.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Un artista del saqueo
El legado de Perón en nuestros días
Declarar peronista ilustre a Gildo Insfrán
Socializar esfuerzos, privatizar ganancias: una filosofía de gobierno
Cristina es una losa para construir un nuevo movimiento popular
Se vuelve a escuchar esa sirena herrumbrada en estos tiempos de despidos masivos, como los recientes en la agencia Télam, pululan esas voces de decencia fiscal que piden con desesperación reducir el plantel de empleados públicos.

En algún momento esas mismas voces liberales llegaron a proponer eliminar el gobierno y poner en su lugar una empresa administrativa de funcionarios extranjeros que no tuviesen ninguna inclinación por favorecer a ningún grupo local.

Las ideas no se matan, dijo otro gran liberal como Sarmiento. Pero olvidó decir que algunas ideas matan, como las del mismo Sarmiento cuando escribió que había que suprimir (matándolos o dejándolos morirse de necesidades) a los gauchos y los indígenas, porque a su juicio, “no servían para nada”.

Cuando viví en Paraguay tenía un programa radia en la emisora más importante de Asunción que se llama Ñandutí AM. En mi programa de tres horas semanales, dedicaba una hora a hablar de economía. Tenía como invitados a políticos y economistas vinculados con las noticias de la semana. Así, una tarde entrevisté a un legislador liberal que, como era de esperar, desplegó todo el abanico de conceptos que esgrime el liberalismo desde el siglo XVII.

Había que reducir el gasto público achicando el Estado gigantesco, recortando lo que él llamaba “beneficencia” y nosotros llamamos Salud y Educación públicas, y privatizar todas las empresas de servicios que administraba el gobierno.

Como yo conocía el historial de este señor que venía de una familia emparentada de generación en generación con cargos y prebendas del Estado, con abuelo, padre, hermanos, cuñados todos al resguardo de cargos y fuinciones públicas, le pregunté por qué no empezaban a practicar esa prédica tan liberal en su misma casa y su mismo caso, ya que venía desempeñándose como senador en su quinto mandato. Le pregunté si realmente creía en esa fórmula y si era así, ¿por qué no daba el ejemplo, se pasaba al ámbito privado como emprendedor de la fauna liberal y mostraba a los demás lo fácil que era convertirse en empresario de éxito fuera del Estado?

Dijo dos o tres cosas ininteligibles, se retiró de la radio y nunca más volvió.

Así, no se puede dialogar.