SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS
Opinion Corrientes Jueves 15 de noviembre de 2018 
La Educación Sexual no debe estar viciada con ideología de género
(Por Andrea Codello*) La Educación Sexual es un derecho de todos los jóvenes y adolescentes, para que incorporen conocimientos que les permitan decidir libremente en sus vidas...

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La ronda del G-20 en argentina
La ultraderecha está de moda
¡Se nos consume el consumo!
Con la caja el látigo o la patota
Pronunciamiento de organismos de DDHH sobre la situación política
... y conozcan sus derechos respecto del acceso a la salud y a la información y sus derechos sexuales y reproductivos, sumados a las obligaciones que esas decisiones conllevan.

La Educación Sexual debe garantizar información precisa y actualizada para que nuestros jóvenes y adolescentes sean sexualmente responsables y puedan prevenir enfermedades, así como difundir conocimientos respecto de las diferentes opciones de métodos anticonceptivos: cómo acceder a ellos, cuáles son gratuitos y dónde poder conseguirlos, entre otros contenidos fundamentales.

No obstante, no se debe incorporar la ideología de género a los contenidos de la Educación Sexual. Cada nivel de escolaridad debe incluir conocimientos adecuados a la edad de nuestros jóvenes y adolescentes, en los aspectos biológico, psicológico, moral y de la persona, pero en ningún caso debe incluir la ideología de género, que pretende desprender la sexualidad de su condicionamiento biológico de varón y de mujer. Además, debe respetar los aspectos morales de cada confesión religiosa.

Se debe entender a la Educación Sexual como una política pública para garantizar derechos y transmitir conocimientos, nunca como un espacio de difusión de ideología o de política partidaria. Por eso, es fundamental que se involucren las familias –primer espacio de educación-, que participen y que comprendan que siempre es bueno dotar a los jóvenes y adolescentes de herramientas que les permitan decidir, porque toda decisión que tomen en lo que refiere a su sexualidad va a afectar toda su vida.

Escuela y familia tienen responsabilidad en la educación sexual de los jóvenes y adolescentes. Escuela y familia deben trabajar en conjunto para educar generaciones libres y más felices y el Estado debe garantizar las herramientas para que eso suceda.

*Dirigente política del Partido Liberal