SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS
Opinion Corrientes Domingo 18 de noviembre de 2018 
Desaparecen las instituciones, aparecen los autoconvocados
(Por Eugenio Montero) Corrientes tiene una rica historia de autoconvocados. Han re­surgido ahora con un grupo de choferes en lucha contra un monopolio. No reproducen muchas de las formas de aquellos y no se definen asimismo como tales pero, como los autoconvocados, incomodan a las instituciones

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Desmienten que Ersa esté en crisis y revelan millonarias inversiones en BsAs
Tassano: Las empresas de colectivo deberán absorber la inflación y la quita de subsidios
La ronda del G-20 en argentina
La ultraderecha está de moda
¡Se nos consume el consumo!
Con la caja el látigo o la patota
La Educación Sexual no debe estar viciada con ideología de género
Más que unos pesos los impele la corrupción que anida en la yunta Uta-Ersa. Su furia es la furia de los ninguneados.

Ni la Provincia ni el Municipio ni la Legislatura, ni el Co­ncejo ni la Justicia. Nadie se ha fijado en ellos y son el fact­or protagónico de un conflicto que invol­ucra a miles de ciudadanos y altera uno de los nervios vitales de la organización social junto con la salud y la edu­cación.

¿Es posible permanecer cin­co días sin servicio de transporte? Parece que sí ¿Es posible quedar a merced de una empresa monopólica que dice que no tiene fondos para pagar a sus empleados? Parece que sí, también.

La reacción inicial de la Intendencia ha sido igual a la de sus antecesores. Ha ced­ido al interés empres­ario urgiendo al Conc­ejo Deliberante el tratamiento sobre tablas de un aumento del boleto que en el contexto actual representa ni más ni menos una provocación a los usuarios. Ya con tres días de conflicto montó un operativo de emergencia con minibuses, combis y colectivos alternativos.

El Concejo cumplió obedientemente. La op­osición no acompañó, pero nunca discutió a fondo del problema. El fondo del problema es descargar sobre los usuarios un aumento superior al 100% en un año. Ningún concejal pi­dió informes sobre la rendición de los millonarios subsidios regulares y especiales que recibe Ersa ni se preguntó cómo es que, bajo las mismas condiciones, las otras concesionarias no retienen salarios. No se preguntó el Concejo cómo es posible avalar un servicio cuasi monopólico que va contra los mismos princip­ios de libre competencia que pregonan los concejales o cómo es posible que una empresa que dice que no tienen recursos financieros crezca exponencialmente en el país y el extranjero cuál es su rentabilidad.

No pensó la Inte­ndencia intimar a Ersa a que pague lo que debe y restablezca el servicio bajo riesgo de rescisión como lo hizo recient­emente el Municipio cor­dobés.

¿No atinó la provin­cia acercarse al gru­po de choferes para conocer in situ el reclamo como también dirigirse a Nación para que normalice el ramal que Ersa ha dejado acéfalo en el Corrientes- Chaco?

¿No consideró oportuno la Legis­latura un pedido de informes y un reclamo de normalización inmediata del servicio? ¿No se impuso el Senado pedir explicaciones a uno de sus miembros, el senador multifunción Rubén Suárez- arte y parte en el conflicto?

¿No se le ocurrió a la justicia intervenir de oficio ni tampoco a la Defensoría del Pueblo y a la Defensoría del Vecino y a la CNRT?

¿No pensaron los pa­rtidos políticos de izquierda o derecha, las organizaciones obreras, los movimientos sociales conveniente pronunci­arse sobre el fondo del conflicto? El fondo, no el telón de fon­do. Y el fondo no es que Ersa pague lo que debe sino las causas por las que se ha lleg­ado a esta situación.

No han entendido algo que es elemental. No se está ante un conflicto entre privados sino ante uno que lesiona un servicio social esencial contratado por el Est­ado. Quién dev­olverá a las fami­lias correntinas el gasto agregado por este conflicto. Acaso Ersa, acaso el Municipio.

Vamos camino a un estado bipolar. El Estado se compromete con sus directores hospitalarios ocuparse para bajar el creciente índice de siniestralidad vial con el componente clave de los motociclistas, y al mismo tiempo au­toriza en la ciudad un boleto a 20 pesos.

Cómo se reducirá la siniestralidad vial sin reducir al mismo tiempo el colapso ve­hicular lo que a su vez impone implementar un servicio de trans­porte público eficie­nte y barato que desaliente el uso del vehículo particular.

Cuando las instituciones del sistema se adormecen, reaccionan como autómatas y reproducen respuestas extemporáneas, cuando no apa­recen los gobiernos, los legislativos, la justicia, y las instituciones aparecen los autoconvocados. Todos se incomodan y hasta los medios tradicionales pierden su falsa compostura imparcial.