SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS
Opinion Corrientes Viernes 13 de diciembre de 2018 
Thelma y los miedos
(Por Viviana Galeano) A los dieciséis años una cree que todo es posible. Imaginemos que querés ser actriz, estás en la tele desde muy chiquita, entonces un éxito, un programa que es visto por miles, una gira, más fans, todo es posible

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El Eco de una victoria inquietante
El tratado de la virtud
Un juicio tardío que podría resultar inútil...“un burlesco”
Más de 200 años no es nada
Ay Jair, Jair...
En la foto: la actriz Thelma Fardín a los 16 años y Juan Darthés, a los 45

De repente, un señor, un actor, rompe tu fantasía.

Debió ser desolador, joven, lejos, sin red.

Sabiendo que no te iban a creer, o peor, si te creían, tu carrera, tu sueño, se terminaba ahí mismo.

Cuantas Thelma habrá que no pudieron contarlo.

La relación es siempre entre un “poderoso” en cualquier sentido; alguien con poder y un niño o niña, mujer, que está en situación de inferioridad. Entonces, contarlo es destruir esa relación y eso genera culpa, las víctimas necesitan entender que no son quienes destruyeron el vínculo, que lo destruyó el poderoso.

Esto explica el silencio. Hasta que se sienten más fuertes, cuando encuentran quienes las acompañen, las sostengan y logran decirlo.

Los poderes son efímeros, no duran para siempre.