SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS
Opinion Corrientes Martes 31 de diciembre de 2018 
Así paga el Diablo
(Por Eugenio Montero) El dicho popular bien le cabría estas horas al Municipio correntino. Ni termina de concederle un jugoso negocio con el boleto, y la principal concesionaria del servicio de colectivo paga con la baja de 18 de sus choferes

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El Eco de una victoria inquietante
El tratado de la virtud
Un juicio tardío que podría resultar inútil...“un burlesco”
Más de 200 años no es nada
Ay Jair, Jair...
La Intendencia y el Concejo Deliberante acaban de autorizar a las concesionarias ha embolsar desde enero, por cada corte de boleto, un 80% más de lo que venían haciéndolo desde marzo último. El porcentaje es todavía superior si se suma el incremento del primer trimestre de 2018. Entonces ya no sería un 80% sino un 120%. Algo que ni siquiera soñó, en 2018, ningún mortal que trabaje en relación de dependencia en la República Argentina. Entre comparaciones, tampoco el dólar se depreció tanto, en el mismo año, con respecto al peso: "solamente" un 102%.

Se supone que, a cambio, deberían cumplimentar una serie de rigurosos requisitos que establecen los pliegos licitatorios y además un paquete de compromisos para mejorar, según dicen, el servicio.

Sería de mal pensado dudar de que no lo harán.

Pero, por lo pronto, una de ellas, ha tramado una venganza. La empresa Ersa ha conservado entre ceja y ceja la huelga activada por un grupo de choferes que revistaba en negro y que la obligó a su reconocimiento con plenos derechos. La prueba está en que ni transcurren dos meses de aquello y les comunica la baja con la excusa del desfinanciamiento. La misma por la que pidió el aumento que el Municipio concedió.

Una burla, una estafa, casi una broma en el día de los inocentes.

La huelga había descorrido el velo. Ersa quedaba, ahora sí, en evidencia. Venía prestando un servicio público sujeto a contralor municipal con empleados fuera de la ley, con salarios al margen del convenio, con deudas impositivas y previsionales.Pero tuvo un golpe de suerte. El honorabilísimo Concejo Deliberante de la Ciudad le autorizó la percepción de subsidios millonarios y a cortar boletos con un incremento que es un despojo a los usuarios.

La empresa esperó, paciente, las concesiones.

Cuando, por fin, consiguió lo que buscaba, no dudó. Se retrotrajo al conflicto, pulverizó sus compromisos y dinamitó el foco rebelde.

Un clásico.

¿Le pedirán ahora explicaciones el Gobierno municipal y su Concejo Deliberante o todo quedará dentro de la libertad de mercado?

Quién lo sabe. Solo Dios, porque, así, paga el Diablo.