SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS
Opinion Corrientes Lunes 05 de mayo de 2019 
La urna que devora las pretensiones políticas
( Por Hernán López). Probablemente todas las conflictividades que acarrea nuestra democracia actual, tengan que ver con ese receptáculo, llamado urna (no casualmente así también se llama donde se depositan las cenizas de los muertos)...

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La fórmula Fernández-Fernández es el kirchnerismo de siempre
La política en tiempo de crisis
Más vale ser cabeza de carpincho que cola de yaguareté
El peronismo liberal
El acuerdo criollo
.. , antes de madera, de un tiempo a esta parte de cartón o plástico, que en una de sus caras, ofrece una ranura que devorará el sobre, en donde emitimos, en verdad cedemos, nuestros derechos políticos, ratificándolo todo, tras el simple hecho de elegir una papeleta o boleta con nombres estampados.

¿Cómo no podría ser este el único o el principal inconveniente, sí acaso las drogas de diseño, las que no son construidas por laboratorios, van en aumento exponencial, dado que creemos que la felicidad, está en un pastilla, en un botón me gusta de una red social, en apretar el control remoto que nos inyecte a la caja boba?.

Democracia y libertad, en forma forzosa las quieren sincretizar, como si se fundiesen en la máxima expresión del ser social, y la figura simbólica, la traducen en el día de las elecciones, el voto en la urna actúa como la madre que arropa al niño ante el frío del invierno y lo atemorizante de la penumbra, un pequeño que no puede dejar de ser tal, por temor a la oscuridad, por una madre castradora que se traga el miedo, que no es del vástago, una urna que come el voto ciudadano y lo vomita al instante, para que nunca pase el estado nauseoso, eso sí, en democrática libertad.

Mientras asistimos a la orgía de elecciones y de procesos electorales y los ojos mediáticos/políticos e intelectuales, solazan las superficies de las sábanas en donde se lleva acabo el acto impúdico de contar y sumar, probablemente sean muy pocos los que se animen a penetrar y llegar, con ello, a la raíz del asunto, allende las fronteras del diario del lunes con el resultado puesto.

El problema es que los que están afuera cada vez creen menos en esto, más cuenta se dan, de que son víctimas de una jugarreta, sostenida en el horror que fueron los años en los que no había democracia, pero ya son tres las generaciones que nacen y se desarrollan en el juego de esta falacia representativa, y la clase dirigente, o la gran mayoría de ella, sólo se preocupa en gozar del placer orgiástico, de que esas listas conformadas por la arbitrariedad de unos pocos en el poder, se pongan en los cuartos oscuros, y que por obligación se convoque a la ciudadanía a optar entre los elegidos por los que tienen el poder, que no varían o muy poco, tanto estos como aquellos.

Algún día, esperemos, deseamos y trabajamos para evitarlo, se darán cuenta, llegará alguien, apoyado por cientos o miles (los números ya lo tienen, darse cuenta se dan cada vez más, sólo les resta organizarse y actuar) y echará a un representante desde su propio lugar de trabajo, tendrá a esos miles que apoyarán la gesta, a contrario del echado quién sólo tendrá o tiene el apoyo de quién lo puso, sí este tipo de acciones se repiten el mismo día en el mismo lugar, en al menos 50 instituciones representativas, esa fantasía o pesadilla traerá un millón de situaciones inimaginables, posiblemente fatídicas o fraticidas, pero será una consecuencia casi natural de lo que venimos planteando desde hace tiempo, la crisis de representatividad se va agravando, elección a elección y nuestros políticos lo mejor que pueden hacer es tomar cartas en el asunto, detenerse en el clímax orgiástico que piensan, sienten y desean eterno, este sistema violado, ultrajado y vejado, ya parió la criatura producto del oprobio, se debe trabajar en consecuencia de lo contrario los tiempos de placer y goce pueden estar contados, para todos y todas.

La violencia es parte, latente de los conflictos de poder, es condición suficiente de la libertad, es un estadio primitivo a la misma, ocurre que cuando los sistemas dejan de funcionar para las mayorías (no necesariamente numéricas, ni tan sólo dominantes) o un conjunto de circunstancias se ordenan de tal forma como, se validan en golpes, empujones, quemas de neumáticos, cortes de calles, insultos, sea orales, en una marcha o escritos o por carta abierta, cuando no represión, actuar de las fuerzas del orden, recortes presupuestarios, leyes restrictivas lo que el sistema generó o de la forma que reacciona, el orden se reestablece de una manera imposible de predecir o determinar. Cómo cuando el cuerpo es presa de un hambre voraz, no repara en que ingerir para paliar la carencia alimentaria o cómo cuándo, preso de un malestar vomita el exceso o el excedente, no sé sabe hasta dónde llegará tal contratiempo y nada de esto se resuelve votando o consultando en aras de libertades irreales o imposibles, solamente ocurre y acontece luego se lo conceptualiza y se lo narra cómo tensión política del presente del poder o como anecdotario de las lides por el manejo del mismo en la historia.