SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS
Sociedad Corrientes Jueves 11 de enero de 2018 
ENTREVISTA A ESPECIALISTAS EN CULTOS
“Los crímenes por ritos satánicos constituyen verdaderos desafíos al conocimiento científico”
(Por María Laura Riba para momarandu.com) Los especialistas correntinos en cultos, José Humberto Miceli y Silvia Ríos que trabajaron en el caso Ramoncito (2008), fueron convocados por la Justicia de Santiago del Estero por la muerte de un menor vinculada con ritos satánicos. “Los crímenes rituales son aquellos delitos graves que incluyen abusos, violaciones hasta llegar al homicidio, tienen un trasfondo esotérico, incluye la realización de un ritual y la participación de más de tres personas”, señalaron a momarandu.com


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Buscan restos de los niños correntinos descuartizados en ritual satánico
Dos niños descuartizados en rito satánico en Brasil
Nuevo testimonio compromete aún más a detenidos por crimen de niños correntinos
La Oficina Anticorrupción analizará el caso de Triaca
Leve aumento de litigiosidad en riesgos de trabajo
Agilizan trámites para mamografías
Yacyretá abrirá el Vertedero Principal por crecida del Paraná
José Humberto Miceli es antropólogo con estudios de Especialización en Criminología. Es, además, fundador y Director del Gabinete de Investigaciones Antropológicas (G.I.A.) de Corrientes. Pero Miceli es un poco más que estos títulos: es quien trajo la Antropología a Corrientes dado que es el primer antropólogo de la provincia.

Silvia Mercedes Ríos es museóloga, licenciada en Ciencias Sociales y Humanidades con mención en Teoría Social. Se encuentra realizando la maestría en Sociología Jurídica con orientación penal y criminológica.

Para saber cuál fue la experiencia recogida en Santiago del Estero al trabajar junto a la justicia y policía de esa provincia en el caso Marito, menor asesinado en un rito satánico, también para clarificar a qué llamamos crimen por “rito satánico” y conocer si nuestra región, después del caso Ramoncito (2008), comenzó a considerar estos tipos de crímenes de manera diferente, momarandu.com dialogó con ellos.

MOMARANDU: ¿Cómo les fue en Santiago del Estero con el caso Marito?

MICELI / RÍOS: El caso Marito Salto se trata de un crimen ritual de culto de un niño de 12 años ocurrido en mayo de 2016 en la localidad de Quimilí, departamento Moreno, Santiago del Estero. En diciembre de 2017 nos convocó el Poder Judicial por pedido de la Policía de la provincia de Santiago del Estero quienes se contactaron con nosotros para saber si se trataba de un crimen ritual. Se contactaron con nosotros a partir de los antecedentes que se hicieron públicos sobre el Caso Ramoncito ocurrido en Mercedes, Corrientes.
Desde entonces iniciamos una investigación antropológica de manera conjunta con los equipos de trabajo de la Policía destacados especialmente para el caso y en estrecha relación con la Jueza y la Fiscal a cargo del caso. En esta etapa de instrucción se sumó también el equipo de Criminalística de la Policía de Santiago. Hasta ahora se advierte que el tipo de culto interviniente es de neto corte satanista.

M.: ¿Cómo vieron el grado de compromiso con este caso por parte de justicia provincial?
M / R.: Debemos decir que fuera de lo desafortunado y complejo que significa abordar un caso como este, estamos más que satisfechos con el compromiso que mostraron las instituciones de seguridad y justicia de Santiago. Tanto el secretario de Seguridad como el presidente del Superior Tribunal de justicia provincial nos citaron para interiorizarse de los avances y fundamentalmente ponerse a disposición con todos los recursos institucionales al servicio del esclarecimiento del caso. De la misma manera, los policías destacados en la localidad de Quimili que llevaron adelante las distintas hipótesis de investigación inicial realizan un trabajo con dedicación y compromiso digno de destacar. A partir de la tarea conjunta que realizamos durante este año se decantaron las diversas hipótesis en una sola línea ya confirmada, la del crimen ritual en manos de un grupo sectario. Se produjeron varias detenciones y secuestros de elementos reveladores para la causa pero todavía queda mucho trabajo de investigación, análisis e interpretación por hacer.

M.: ¿En qué se diferencia una religión de un culto?
M / R: Los cultos pueden ser privados o públicos, constituyen un acto de veneración a uno o más poderes sobrenaturales sin que formen una estructura institucional. Cuando los cultos se corporizan en una institución que entabla relación con el Estado, con un cuerpo de entidades sobrenaturales con jerarquías, estratificados según función y sentido, con individuos que administran la actividad religiosa que reconocen jerarquía y autoridad entre ellos, se está ante una religión.

M.: ¿Saben de la existencia en Argentina de algún mapa o estadísticas sobre crímenes rituales en el país?
M / R: Los crímenes rituales son, hasta este momento, una categoría de investigación etnográfica que nosotros creamos y que por razones epistemológicas adscribimos al campo de la Antropología Forense. Si bien progresivamente y a partir de muchos crímenes de este tipo que se fueron dando a conocer, esta categoría se está instalando por fuerza propia en los ámbitos de seguridad y justicia, en el campo penal no tiene una tipificación propia como delito, lo cual hace que no figure en estadísticas oficiales como los otros delitos ya tipificados. No obstante y como estadística informal, sabemos que existen delitos con motivaciones esotéricas en todo el país y grosso modo puede señalarse que en el norte argentino, en el campo de los crímenes rituales, priman los de motivación mágico-religiosa; en el centro y sur del país los de trasfondo psicoterapéuticos y ufológicos, aunque existan también los primeros y en el sur existen ambos casi a la par.

M.: ¿Cuáles son las características de un crimen ritual?
M/R.: Los crímenes rituales son aquellos delitos graves que incluyen abusos, violaciones hasta llegar al homicidio, que tienen un trasfondo o un móvil de tipo esotérico que incluye la realización de un ritual y la participación de más de tres personas. De los casos más conocidos los grupos oscilan entre 7 y 13. Pero también hay numerosos casos de líderes religiosos unipersonales. Las características no son uniformes ni pueden resumirse en un enunciado de características por el riesgo de caer en una simplificación extrema que desnaturalice la complejidad que tienen. Justamente la intervención de la antropología como un eje transdisciplinario que atraviesa a otros campos del conocimiento, en las investigaciones policiales y judiciales es la ciencia que por su gran abarcabilidad en el estudio del ser humano tanto en sus aspectos biológicos como culturales, puede prestarse mejor para dilucidar casos de este tipo.
Se analizan entonces, características de las escenas de hallazgo y/o de la ejecución del crimen que pocas veces son las mismas. Características de la víctima. Determinadas acciones humanas sobre el cuerpo de la víctima en vida y/o postmortem, los entornos socioculturales alrededor del crimen. El tipo de creencias que intervienen y la relación posible con otros delitos concurrentes como narcotráfico, trata de personas, etc. Hay una semiótica del crimen ritual que se compone a través de signos, símbolos e indicios para interpretar que es lo que se hizo, con qué fin, de qué modo y cuando es posible, en qué circunstancia, tiempo y lugar.

M.: ¿Consideran que el caso Ramoncito en Corrientes fue un “crimen bisagra” para dar a conocer una clase de asesinatos que ocurren en la provincia y el país?
M / R: Nueve condenas con fallos que se fundamentaron esencialmente en el trabajo antropológico que develó una secta en formación con varios delitos concurrentes, que llegó a ser ratificada por la CSJN es indudablemente una bisagra. Hay un antes y un después del Caso Ramoncito. Por primera vez tomó estado público un fenómeno emergente que merece una atención distinta al resto de los crímenes comunes. Se marcó también la importancia de un trabajo científico interdisciplinario y más complejo que la investigación policial protocolizada e institucionalmente cerrada. Al menos en algunos lugares del país e incluso del exterior, de donde también recibimos consultas esta experiencia se capitalizó y despertó la inquietud de estamentos jurídicos y de seguridad para estar a la altura de estos crímenes que constituyen verdaderos desafíos al conocimiento científico.


Click para ingresar