SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS
Sociedad Corrientes Jueves 08 de noviembre de 2018 
DECAYÓ EXPORTACIÓN DE CÍTRICOS DULCES
Cítricos del NEA: costos internos hacen perder oportunidades de nuevos mercados
Los altos costos internos dificultan obtener una mayor producción a los citricultores del NEA para aprovechar las oportunidades abiertas en nuevos países que demandan la fruta fresca. En lo que va del año mejoraron los precios pero decayó la exportación de cítricos dulces

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Avanza megaobra de desagües sobre Ruta 12 junto al aeropuerto Piragine Niveyro
Vuelca micro de larga distancia: no hay heridos graves
Se estableció un incremento en las remuneraciones mínimas del sector hortícola correntino
Abre en Libres Plataforma de Telemamografía
Habilitan tarjetas del programa Mamá Mbareté
La producción de cítricos en la Argentina se desarrolla en dos escenarios bien diferenciados. El exportador, que se muestra victorioso por la apertura de nuevos mercados, con las mandarinas a Colombia y las naranjas a China; y el reingreso a otros antes conocidos como el estadounidense que está comprando limones tucumanos después de casi dos décadas. La contracara es la de los productores del Noreste (NEA), con alta presión impositiva, retenciones y elevadas tasas de interés que complican su financiamiento.

De acuerdo a las cifras publicadas por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), de enero a mayo se exportaron 69.899 toneladas de cítricos, un (-34%) menos que en el mismo período del año pasado, siendo el limón el 90% de la fruta fresca embarcada, con 62.574 tn, un (-17%) menor a lo registrado en los cinco primeros meses de 2017 y 2018. Rusia es el principal comprador con una participación de 21,4% del total.

También los rusos son los más demandantes de las mandarinas argentinas, y entre enero y mayo de 2018 compraron 3.512 de las 5.311 tn que vendió el país al Mundo. De todo lo exportado en fresco en ese período, la caída fue del (-63%) de un año a otro. El equipo de los cítricos dulces lo completan las naranjas y pomelos, con un derrumbe de los envíos entre enero y mayo del (87%). De las primeras se exportaron 1.725 tn y de las segundas 289 tn.

LIMONES
Si bien el ingreso de los limones al mercado norteamericano era muy esperado y fue el resultado de gestiones diplomáticas y comerciales que comenzaron con el anterior Gobierno, las cifras del volumen enviado fueron menores y se ubicaron en las 1.769 toneladas entre y mayo, según el SENASA.

Según la Asociación de Cítricos del Noroeste de Argentina (ACNOA), la temporada 2018 se caracterizó por el aumento de los volúmenes, la mayor calidad y los envíos a nuevos destinos. En coincidencia, el hombre de FEDERCITRUS calificó a la actual, como “una de las campañas más importantes de la historia”.

CÍTRICOS DULCES

“Hay que separar dos realidades. Una es la del limón y otra la de los cítricos dulces, para los productores del zona NEA”, advierte Nicolás Carlino, Consejero de CONINAGRO e integrante de la Cooperativa “Colonia San Francisco”, de la localidad correntina de Monte Caseros. En diálogo con Infobae, afirmó que “con los dulces venimos en caída libre desde hace cinco o seis años y eso no se está pudiendo revertir. Pasamos de exportar 120.000 tn a 35 mil tn”.

Desde la Federación del Citrus de Entre Ríos (FECIER), su ex titular y actual Tesorero, Fernando Borgo, destacó que “con este Gobierno, las relaciones con otros países cambiaron y se lograron abrir muchos mercados”. Sin embargo, en declaraciones a Infobae advirtió que “al no modificar la variable de ajuste que son los costos de producción y comercialización, todavía no es posible acceder a esos mercados por la falta de competitividad. Si bien la modificación del tipo de cambio ayudó, fue hace cuatro meses en medio de una corrida cambiaria, y no producto de un plan monetario”.

“No se puede planificar un mercado de exportación bajo estas circunstancias”, alertó el productor entrerriano y agregó: “Nadie sabe qué va a pasar el año que viene cuando estemos cosechando la fruta que está floreciendo en las quintas”. Borgo describió lo que fue el comienzo del año “con una sequía muy grande que comprometió hasta el 70% de la producción, básicamente en lo que se denomina calibre, es decir, el tamaño de la fruta; pero fue muy bueno en cuanto a sabor y calidad todo el año”.

En la distribución territorial de la producción nacional, el último informe anual de FEDERCITRUS sobre la actividad citrícola en 2017 señala que Tucumán tiene la mayor participación con el 30,2% del total (40.930 ha cuyo 95% se destina al limón); en segundo lugar se ubica Entre Ríos con el 26,8% (36.386 ha de las cuales el 54% son para naranjas, y otro 42% para mandarinas); al tiempo que Corrientes se queda con el 18,8% (25.500 ha, más de la mitad de ese total cultivado con naranjas).

COSTOS Y RENTABILIDAD
Carlino se quejó del impacto de los derechos de exportación en su ecuación productiva: “Con este dólar, las retenciones están en el orden del 11%, es lo más caro que ha pagado la citricultura desde que tengo memoria”.

Carlino subrayó un factor determinante en la ecuación de costos, “las tasas de interés que están por las nubes”, dijo. “A los diez días de cargar un contenedor en el puerto para exportar, tengo que pagar retenciones el 11% mientras que esa fruta la cobro, con suerte, a los 120 días. En ese bache tengo que salir a buscar financiación. La situación está cada día más complicada, sumado a un mercado interno que está en caída. No es un consumo de primera necesidad y la gente lo empieza a dejar de lado”, admitió.

PRECIOS, IMPUESTOS
Respecto a lo que reciben los productores por sus cítricos, Borgo reconoció que “este año la industria mejoró los precios gracias a la actualización del tipo de cambio que permitió una mayor exportación”. Sin embargo, se quejó de las promesas incumplidas:”Veníamos esperanzados con el comienzo de un Gobierno que venía a bajar los impuestos, y al contrario, subieron y se agregaron algunos más, como las retenciones. Además de la electricidad, gas y combustibles, subieron significativamente los tributos que están incluídos en los servicios”.

El representante de CONINAGRO coincidió con su par entrerriano: “Los costos internos que tenemos son terribles, muchos de los cuales están dolarizados. Además está el costo laboral altísimo, pero no me refiero al sueldo, sino a la carga impositiva”, distinguió Carlino.

Según Borgo, el sector citrícola “es totalmente dependiente de la mano de obra intensiva. Alrededor del 55% de ese costo son aportes patronales, y eso nos saca del juego a la hora de competir con otros mercados, no sólo para poder exportar, sino para competir con mercadería que entre de otros países”. En otro sentido, Carlino subrayó que “el sector cooperativo es el modelo que hoy por hoy puede convertirse en garante de un esquema de producción sustentable. Cuando hay algún tipo de mejora eso se traslada directamente al productor. Es importante que las autoridades entiendan que las cooperativas no deberían pagar el Impuesto a las Ganancias porque todo lo que genera lo redistribuye y la mejora que reciben los productores sí lo terminan volcando ellos a través de ese tributo”.

Por su parte, Carbonell se mostró comprensivo en que “todos entendemos que hay que hacer un esfuerzo importante por el país, por el equilibrio de las cuentas públicas para recuperar una economía confiable y equitativa. Pero en el marco de estas medidas muchas veces se cometen injusticias o desequilibrios peores”.




Click para ingresar